8.11.19

Cities and the Ethical Turn: Cities and Climate Change

Published by CitiesProgramme on 

Pictured: The Metro Station University of Chile, the most extensive Metro Network in South America, powered by 60% renewable energy. Sadly 80 stations have been destroyed in the recent protests. About Santiago’s Metro.

The words ethics and cities have recently been combined by philosophers and urbanists to focus on a turn towards sustainability in the urban century. Climate Change charges this turn with an alarming urgency. While we know that there is no single solution to meet this challenge, today it is recognized that cities have the capacity, resources and ability to find solutions within the UN Sustainable Development Goals.  As stated by the C40 organization, “the outcome of climate change begins in the cities”.
In Chile, our National Urban Development Policy, Sustainable Cities and Quality of Life (NUDP 2014), lays the foundations and guidelines for the improvement of our cities in not only in their physical but also cultural aspects and in pursuit of sustainable objectives. In this way, we want to highlight the significant role of cities and their ability to improve the conditions of the planet and the lives of its inhabitants. This policy is based in the “conviction that our cities and populated centres could be much better than they are if, as Chileans, we agree on some fundamental aspects that govern its formation and development”.

Why Cities?

The NUDP places the urban issue as a “national theme” and a key pillar for our development. The policy objectives of quality of life and sustainability force us to urgently face the challenges of climate change.
  • 70% of cities are already suffering the effects of climate change and 90% of all urban settlements that are located on the coastal edges. It will be these settlements, and among them the poorest, that are first affected by the rise in the level of the oceans.
  • Of the 9 criteria of vulnerability to climate change, Chile and its cities meet 7 of these: Low-lying coastal areas; Arid zones and Forest zones; Territory susceptible to natural disasters; Urban areas with air pollution; Areas prone to drought and desertification; Mountainous Ecosystems. [1]
  • Changes that affect the water supply will impact more than 50% of the world’s population living in cities today. [2]
  • In the case of Chile, 87% of its population lives in cities, and its capital city faces the effects of desertification.

How can cities, which are considered as a source of the problem, be re-thought as the source of a solution to climate change?

To discuss these issues and to better prepare us to face the challenges imposed by climate change, we will hold a day of forums, talks and interdisciplinary round tables. We will discuss the key aspects that, in line with our urban policies, highlight the urgency and allow a refocus and reassessment of the guidelines to strengthen our commitment to sustainable cities and quality of life. A report will be produced at the conclusion of the seminar.
In the wake of the October demonstrations Chile’s world standing as host for COP25 has shifted from its credentials of achieving carbon neutrality by 2040 to be the epicentre of the people’s movement for social justice. In the process, our cities and our urban conviviality have been severely wounded by vandalism at an infrastructural scale and civil disorder in widespread looting and arson. In this democratic republic, the institution of government is steering solutions to long due social justice issues that had not been met by governments of various tendencies for the last three decades of economic growth. With COP25 at our doorstep, the attention must draw together the social, the urban and the challenge of climate change.
The seminar ‘Cities and the Ethical Turn: Cities and Climate Change’ endorsed by COP25 will run on December 10.
Dr. Beatriz Maturana is a Cities Programme Global Advisor, an Adjunct Professor of the School of Global, Urban and Social Studies at RMIT University, Associate Professor at the Institute of History and Heritage, Faculty of Architecture and Urbanism (FAU), University of Chile and the founder of Architects for Peace. Her teaching is in the areas of sustainable urban development & heritage, and interventions in public space and undertaking research on urban social integration. Beatriz graduated in Architecture at RMIT University, later undertook a Master of Urban Design and a PhD from the University of Melbourne. In Australia she practised as an architect, urban designer, and taught at RMIT, Monash and University of Melbourne.

[1] Ministerio del Medio Ambiente. (2019). Simulaciones Climáticas.
[2] Plan de Adaptación al cambio climático para ciudades 2018-2022, 6/2018 (MMA, MINVU 2018).
Original Publication: https://citiesprogramme.org/cities-and-the-ethical-turn-cities-and-climate-change/#_ftn1

Note: this text was written before the Chilean Government had to decide to move COP25 to Madrid, given the situation in the country, and before the team preparing the University´s conference decided to postpone the event for the same reasons. 

El Metro, los puentes y su Ciudad

Carta publicada en Diario El Mercurio, Octubre 21, 2019
Beatriz Maturana Cossio

Intervención realizada el día 19 de octubre en varios lugares del centro de Santiago, para destacar y lamentar la devastación de la ciudad, que incluyó la destrucción de 80 estaciones del Metro (Maturana y McInneny). 
En la ciudad Herzegovina, durante la guerra que finalmente dividió a Yugoslavia, donde hasta ese entonces los ciudadanos convivían a pesar de sus diferencias religiosas, todos tuvieron muertes que lamentar. Las familias lloraron la traición de sus propios vecinos, el hambre y a sus muertos, en la privacidad de sus casas. Sin embargo, no fue hasta que el Puente de Mostar fue destruido por un bombardeo en 1993, que los ciudadanos salieron a llorar colectivamente su Puente, ese puente que representaba su historia, sus vidas compartidas, su Ciudad. El culpable de tal violencia se suicidó años después—así fue la magnitud y significancia de la destrucción del Puente de Mostar.

A quienes preguntan si los edificios o el Metro son más importantes que las demandas ciudadanas, o más importantes que la vida de las personas, les respondo: que la pregunta no tiene sentido. El Puente de Mostar representaba la convivencia, el lazo entre comunidades, tal como hoy el Metro (en nuestra ciudad mucho más joven), un servicio público, construido con el esfuerzo ciudadano, representa los puentes de nuestra ciudad. Las demandas y las vidas son importante y la Ciudad es eso, la vida compartida, su historia, las injusticias, logros y aspiraciones.

La ciudad es el espíritu colectivo cuya destrucción y saqueo produce un dolor imposible de cuantificar y que se multiplica por cada uno de nosotros. La destrucción de la infraestructura va más allá de la voluntad que significa reestablecer estos servicios. Con esto se saquea y destruye nuestra convivencia, el patrimonio común, nuestra identidad ciudadana y la confianza que nos debemos unos a los otros como comunidad.

Publicación original: http://www.elmercurio.com/blogs/2019/10/21/73402/El-Metro-los--puentes-y-su-ciudad.aspx

27.7.19

¿Quienes deciden qué tan amable es nuestra ciudad?

“Desde la Atenas de Pericles al París de David, la palabra 'cívic' ha implicado un destino entrelazado con otros, un cruce de suertes. Para un griego de la época de Pericles o para un romano pagano de la época de Adriano era inconcebible que su suerte estuviera separada de la de su ciudad”. Richard Sennett, 1994

La icónica estación Metro Universidad Católica.
Siete años atrás esta estación tenía un hermoso accesso vidriado, también barandillas y un letrero iluminado que informaba de las actividades del emblemático edificio GAM (Centro Cultural Gabriela Mistral). Hoy este lugar de encuentro, público y cultural, se encuentra en el estado que muestran las estas fotografías, destruido, sucio, indigno de nuestra ciudad y del barrio en que se emplaza. Las imagenes parecerían demostrar que hemos permitido que unos pocos, ignorantes de la significancia de nuestros espacios públicos, sean quienes decidan la suerte de la ciudad.
Los vidrios de las barandillas han sido remplazados por planchas MDF. ¿Es esto lo que nuestra comunidad merece? Alguien diría que sí, sin embargo, muchos decimos que es tiempo de rescatar la ciudad.   

Dónde están espacios dignos y amables que anhelamos?
Cuando nuestras autoridades permiten que el espacio se deteriore a este nivel, y que permanezca así por años, entonces entregamos un mensaje peligroso: son estas minorías vandálicas quienes deciden el futuro de nuestras ciudades.
Planchas de MDF protejen la fachada del emblemático Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM). 


Aquí existió una señalética de vidrio e iluminada. Después que el vandalismo la destruyó y que nadie se hiciera responsable de su reparación, el marco metálico comenzó a ser usado de basurero por los vendedores ambulantes, que se ubicaban a su lado impidiendo el paso peatonal. 4 años después, quedan los restos que aquí se ven y que podrían además causar accidentes.

Planchas de MDF sustituyen, o protejen, lo que fueron las entradas vidriadas al costado del GAM. 


El GAM y ésta entrada la Metro U. Católica, representa un ejemplo más del deterioro al que nuestra ciudad está sometida y que por la inacción hemos permitido. Este no es el espacio público que queremos para Santiago, éste no es el espacio público y democrático que demuestra nuestro cariño y respeto por los ciudadanos.


13.5.19

ESTRÉS QUE SUFREN LOS ESTUDIANTES DE ARQUITECTURA Y ESTUDIANTES TERCIARIOS EN GENERAL

Las explicaciones y comentarios de las últimas semanas en relación con el estrés que viven los estudiantes de arquitectura de la U. Chile y los estudiantes terciarios en general, parecen obviar algunos temas de fondo, entre estos:


  1. - La deficiente educación con la que muchos estudiantes entran a la carrera de arquitectura, la cual no los provee con las debidas herramientas para enfrentar los desafíos académicos.

  1. - Los continuos paros y tomas, que, al tratar de reponer el tiempo perdido, generan mayores y más intensas demandas, tanto para estudiantes como académicos. Los daños y costos generados por estas acciones son incalculables, afectando a los estudiantes más necesitados, la institución y el país. Estos recursos perdidos se podrían invertir en mejorar las condiciones y servicios a los propios estudiantes.

  1. - La agresión y abuso al que se ven expuestos quienes se atreven a expresar su descontento con estas acciones y la mayoría silenciosa de estudiantes que no participan de estos movimientos que imponen los paros y tomas (basta revisar las redes sociales de los estudiantes). Esta situación también genera estrés tanto para los estudiantes, como para muchos académicos.

La universalización del derecho a la educación terciaria requiere estudio y un diálogo que no esté al servicio de intereses políticos, sino, al servicio de los futuros profesionales y, por ende, del país.

La deficiencia de la educación primaria y secundaria no se puede revertir en su totalidad durante la educación universitaria. Se puede tratar de nivelar, lo cual requiere recursos extraordinarios de todo tipo.

La “educación de calidad” es un buen slogan, que si se tomara con responsabilidad requeriría su aplicación desde el kínder para culminar en la educación superior y no al revés.

Miro con consternación el ambiente que hoy caracteriza a la educación universitaria, también la liviandad y manipulación con que se abordan importantes y complejos objetivos, como lo son la equidad, el respeto y la democracia en la educación.

Beatriz Maturana Cossio (PhD)
Arquitecta, Académica Fac. Arquitectura y Urbanismo. U.Chile   



     Copyright © beatriz.maturana 2003-